Download Free Templates http://bigtheme.net/ Websites Templates

RSS

Garabandal, 24 de agosto de 1970.

Queridos jóvenes franceses:
De vosotros la Virgen desea ayuda para convertir al mundo y evitar la ira de Dios sobre nosotros pecadores.
Ella confía en vosotros para que con vuestro ejemplo y abnegación seáis modelos para los demás jóvenes que no han tenido las gracias que vosotros tenéis de oir los Mensajes de la Virgen. Ella os pide mucho espíritu de penitencia, sacrificio y oración. Sin estas armas nada podemos hacer.
No es mucho el tiempo que tenemos, pero sí lo suficiente para evitar el gran castigo y contentar al Corazón Sagrado de Nuestra Madre.
Es en el Santísimo Sacramento donde encontraréis las suficientes fuerzas para emprender esta vida que la Virgen os está constantemente pidiendo: Ir a menudo al Santísimo, vaciar vuestro corazón de las cosas mundanas que no os dejan escuchar a Dios.
Si esto hacéis empezaréis a vivir la vida feliz, porque sólo la felicidad que nunca habéis sentido la encontraréis en la entrega a Dios y a la Virgen.
Pedid unos por otros, para vosotros mismos, pedidle a la Virgen. Pedidla con fe y confianza. Ella os dará todo lo bueno para vosotros.
Y ahora para mí y mis amigas os pido roguéis a Dios y a la Virgen para que seamos humildes y sacrificadas y todos juntos pensemos más en la Pasión de Jesús, para olvidarnos de nosotros mismos.

En unión de oraciones, y que un día para siempre nos podamos encontrar en el Cielo para ya ser eternamente felices.
Conchita González.

 


 

Garabandal, 15 de Agosto de 1972.

Quiero dirigiros estas palabras queridos amigos del grupo de los jóvenes franceses con la única intención de ayudaros en vuestra vida espiritual, del mismo modo que vosotros me ayudáis.
Habéis venido aquí por la gracia de Dios, pues la Virgen ha escogido a cada uno de vosotros. Quizá no se repita esta ocasión y a causa de esto sea necesario aprovecharla al máximo.
Esforzaros en emplear bien el tiempo que estéis aquí de tal manera que podáis hacer de toda vuestra vida una vida de oración y sacrificio. Sabéis bien que en esta vida no se puede caminar sin oración ni sacrificio, es decir, no podéis llegar allá donde vuestro Padre Dios os espera.
La Virgen os pide oración y sacrificio, visitas a la Eucaristía, respeto a la Iglesia, al Santísimo y, sobre todo, una gran confianza cuando pidáis a la Santísima Virgen; una gran fe, ésta, si no la tenéis, debéis pedírsela y Ella os la concederá.
Quiero deciros también que la vida es corta y quizá cuando tengáis más años echaréis de menos los años perdidos durante los cuales no habéis correspondido a la gracia de Dios. Quiero pediros, como la Virgen nos lo pidió, que cumpláis y hagáis cumplir el Mensaje.
Todos nosotros nos acordamos:
"Es necesario hacer muchos sacrificios, consagrar mucho tiempo a la penitencia, a la oración y a las visitas al Santísimo".
Aún os digo otra cosa; debéis rezar mucho por los sacerdotes, muchos de ellos no siguen el camino que Dios les pide; a menudo es culpa nuestra por falta de oración, de sacrificio, de buen ejemplo que deberíamos darles.
Os digo que os sacrifiquéis durante el periodo que estéis aquí; yo también os digo, como la Virgen lo ha dicho aquí, que estamos en los últimos tiempos, actualmente estamos "muy" en los últimos tiempos.
Por ello procuraremos cumplir al máximo lo que la Virgen nos dice; nos esforzaremos por hacer lo que podamos en reparación de aquellos que no hacen el bien, a fin de reparar por los que van por el mal camino.
Tú que escuchas estas palabras escucha a Dios que habla en tu alma, sigue la voz de tu conciencia. Párate tan solo algunos minutos cada día para pensar lo que tú has hecho de mal, lo de bueno que no has hecho y también lo de bueno que has hecho; pídele perdón por el mal que has hecho y por el bien que negligentemente no has hecho y reemprende tu vida de cristiano.
Pide la gracia a la Virgen.
Os pido que recéis mucho y que os sacrifiquéis durante el tiempo que estéis aquí en este pueblo. Quiero deciros también que la única felicidad que existe en la vida es hacer lo que podamos por el amor de Dios, esto es la única felicidad; en esta vida no existe ninguna felicidad, sólo se encuentra en el Cielo la felicidad.
Todos sabemos que venimos aquí en peregrinaje; nuestra vida es un peregrinaje hacia la casa de Dios y a causa de este peregrinaje por ningún motivo debemos mirar atrás nuestro.
Por todo el mal que hemos hecho pidamos perdón a Dios y la Santísima Virgen nos lo obtendrá. Debemos siempre mirar hacia adelante. Pensad a menudo que cada instante de nuestra vida la Virgen nos ve, ella nos escucha, es decir, cuando hacemos el mal, Ella nos ve, pero igualmente cuando hacemos el bien.
Rezad también cuando vayáis a hacer cualquier cosa y antes de hacerla preguntaros: ¿Lo haría la Virgen? ¿Qué es lo que la Virgen haría? Puede suceder que en este momento en que vayáis a hacer el mal, os apartéis de él.
También quiero deciros que la Virgen ha prometido un milagro aquí y que dicho milagro tiene por fin nuestra conversión. Este milagro se hará para que veamos el amor que Dios nos tiene.
Quiero deciros también que antes vendrá un aviso que es como un castigo que no martirizará el cuerpo, pero que hace sufrir, y después, si nosotros no cambiamos con estas cosas que son ya los últimos avisos que Dios nos envía, si no cambiamos nos vendrá un castigo.
Este castigo es para castigamos por el bien que no hemos hecho, por el mal que hemos hecho y también este castigo nos hará sufrir mucho, de tal modo que sería mejor estar muerto que pasarlo.
Así pues para vosotros que escucháis esto es necesario procurar por todos los medios de evitar este castigo, no tan solo para vosotros, sino para que nadie sea castigado.
No pidamos siempre por nosotros, ofrezcamos para no pensar sólo en nosotros mismos, sino que lo hagamos en nuestro vecino, en nuestro amigo; también en aquel que está allá abajo, a lo lejos, al que no conocemos pero que existe.
Y ahora para terminar, quiero que recéis por mí a fin de que yo corresponda a las gracias de la Virgen como Ella quiere, para que yo tenga más espíritu de sacrificio y oración, para que mi felicidad sea solamente el "amor a Dios", hacer el bien a las almas y aceptar con alegría todo lo que Dios me envíe, sea bueno o desagradable, sin tener en cuenta mis deseos, que sea como El quiera.
Pedid por mí y yo pediré por vosotros. Y os pido también que deis gracias a Dios por haberos conducido aquí y de haberos dado esta oportunidad de rezar y de estar más cerca de la Virgen.
Ella está aquí al mismo tiempo que se encuentra en Francia, como también está en todos los lugares donde os encontréis; pero de una cierta forma Ella está aquí. Ella ha venido aquí por alguna cosa y por esto es necesario agradecerle esta gracia que Ella nos ha dado.
Agradecérselo a través de la oración, el sacrificio, procurando también ahora, cuando regreséis, hacer el bien a todos los que volváis a encontrar. No tengáis vergüenza, procurar hacer todo el bien que podáis hablando de la Virgen, rezando y sacrificándoos.
Y ahora nada más; en unión de oraciones espero que un día nos veremos en el Cielo con la Santísima Virgen y con Dios Nuestro Señor.
Conchita González.

¿QUÉ DICEN LAS NIÑAS SOBRE EL MILAGRO?

Jacinta

Febrero, 1977 [publicado por NEEDLES, julio-septiembre de 1977 y nuevamente por GARABANDAL, enero-marzo de 1980]

La Santísima Virgen nunca habló a Jacinta del Milagro. Dice que cada vez que le preguntaba a Nuestra Señora al respecto, sencillamente respondía: "Todos creerán".

Mari Loli

Febrero,1977 [publicado por NEEDLES, julio-septiembre de 1977 y nuevamente por GARABANDAL, enero-marzo de 1980]

P. ¿Se te habló del Milagro en una aparición? Y, en ese caso, ¿quién te lo dijo?
R. La Santísima Virgen me lo dijo.
P. ¿Qué sabes del Milagro?
R. Todo lo que sé es que ocurrirá dentro de un año a partir del Aviso.
P. ¿Iréis tú y tu familia a Garabandal para ver el Milagro?
R. Si Dios lo quiere.
 
Conchita
 
1973 [publicado por GARABANDAL, enero-marzo de 1983.]
 
P. ¿Qué ocurrirá ese día (el del Milagro)?
R. Le diré todo cuanto puedo, tal como me lo dijo la Virgen. Me dijo que Dios iba a hacer un gran Milagro y que no habría ninguna duda de que fuera un Milagro. Vendrá directamente de Dios, sin intervención humana. El día llegará, y la Virgen me dijo el día, mes y año, así que sé la fecha exacta.
P. ¿Cuándo será ese día?
[El 18 de Junio de 1965, Conchita recibió el segundo Mensaje de San Miguel mientras la multitud se arremolinaba en torno suyo. Conchita, que es la mayor de las videntes, también tiene la mayor responsabilidad: anunciar la fecha del Milagro con ocho días de antelación.]
R. Llegará pronto, pero no puedo revelarlo hasta ocho días antes de la fecha.
P. ¿Qué sucederá exactamente ese día?
R. No me está permitido decir exactamente lo que va a suceder. Lo que sí puedo revelar es que la Virgen dijo que todos los que estuvieran presentes allí (en Garabandal) ese día, lo verían. Los enfermos que estén allí quedarán curados, cualesquiera sea el mal que padezcan o la religión que profesen. Pero tendrán que estar allí.
P. ¿Dijiste que el día del Milagro los que estén presentes se convertirán?
R. La Virgen dijo que todos los que estuvieren presentes creerán. Verán que viene directamente de Dios. Todos los pecadores que estén presentes se convertirán. También dijo que se podrán sacar fotografías del Milagro y televisarlo. Además, desde ese momento quedará grabada una señal permanente en los pinos, que todos podrán ver y tocar pero no sentir. No puedo explicarlo.
P. El día del Milagro, ¿habrá alguna señal extraordinaria no hecha por el hombre?
R. Sí, y esa señal perdurará hasta la consumación de los siglos.
P. ¿Dijiste que esta señal podrá televisarse y fotografiarse, pero que no podrá sentirse al tacto?
R. Será como el humo, que se puede tocar sin palparlo.
P. Respecto a los enfermos, la Virgen habló de alguien en particular, de un ciego llamado Joe Lomangino. ¿Qué dijo de él?
R. Dijo que recobraría la vista el día del Gran Milagro. También habló de un niño paralítico cuyos padres son de mi pueblo (Garabandal). Este niño también sanará. Esas son las únicas dos personas de quienes habló.
P. ¿Puedes decimos algo del padre Luis Andreu?
R. Sí. Este sacerdote venía a la aldea con frecuencia a ver si las apariciones eran ciertas o no. Al cabo de cierto tiempo, creyó en ellas. En cierta ocasión, mientras nosotras estábamos en éxtasis en el pinar, empezó a gritar: "¡Milagro!", ¡Milagro!, ¡Milagro!" Cuando esto sucedía, dijo la Virgen: "En estos momentos el sacerdote me está viendo a mí y el Milagro que ocurrirá"
P. El padre Luis, ¿estaba realmente viendo el Milagro?
R. Sí. Ese mismo día, de regreso a casa, dijo a sus amigos: "Este es el día más feliz de mi vida. ¡Qué gran Madre tenemos en el Cielo! Las apariciones son verdaderas". Y al pronunciar estas palabras, murió.
P. ¿No dijo la Virgen que el día del Milagro ocurrirá algo con respecto al padre Andreu?
R. Sí. Dijo que el día del Milagro se descubrirá que su cuerpo está incorrupto.
 
7 de Febrero, 1974 [publicado por NEEDLES, primavera de 1974.]
 
P. ¿Llevarás al niño al Milagro? [En el momento de esta entrevista, Conchita esperaba su primer hijo. Dio a luz a la pequeña María Concepción en Abril.]
R. Ni siquiera sé si yo iré. [Al pedirle que fuera más explícita, Conchita dijo:] Claro que quiero ir, pero no sé si las circunstancias lo permitirán. No es necesario (para que ocurra el Milagro) que yo esté allí.
P. Has dicho que el Milagro de Garabandal coincidirá con un gran acontecimiento en el seno de la Iglesia. ¿Te dijo Nuestra Señora en qué consistirá? ¿Puedes añadir algo a lo que ya has dicho sobre este tema?
R. Sí, yo sé en qué consiste el acontecimiento. Es un hecho singular en la Iglesia que ocurre en contadas ocasiones y que nunca ha sucedido en mi vida. No es nada nuevo ni extraordinario, sencillamente es algo raro, como la definición de un dogma, algo que afectará a toda la Iglesia. Ocurrirá el mismo día que el Milagro, pero no como consecuencia de éste sino por pura coincidencia.
P. ¿Cómo anunciarás el Milagro?
R. No lo sé exactamente. Más concretamente, a medianoche (ocho días antes del Milagro), llamaré a Joey (Lomangino), a la radio, la televisión, y a todos los que crea que puedan ayudarme a propagar la noticia rápidamente. No estoy preocupada. Sé que si la Santísima Virgen quiere que uno esté allí, allí estará.
P. Joey ha dicho que irá a Garabandal inmediatamente después del Aviso. ¿Sabes cuánto tiempo transcurrirá entre el Aviso y el Milagro?
R. Es buena idea que Joey vaya a Garabandal, pero no sé cuánto tiempo transcurrirá entre el Aviso y el Milagro.
P. ¿Piensas con frecuencia en el día del Milagro, y esperas, con impaciencia, que lleguen el Aviso y el Milagro?
R. A veces me parece que están muy lejos y otras que son inminentes. Me parecen muy cercanos cuando pienso que la gente no responde al Mensaje, porque después del Milagro es posible que haya un castigo. Lo espero con impaciencia, sí. La Santísima Virgen nunca miente. Para que las palabras de la Virgen se cumplan, deben producirse el Aviso y el Milagro. Todo constituye un único mensaje.
P. En las dos ocasiones en que Nuestra Señora te habló de Joey, ¿te dijo algo más, aparte de la profecía sobre sus ojos?
R. Acerca de Joey, todo cuanto recuerdo ahora es que la Santísima Virgen me dijo que en el momento del Milagro, Joey tendría nuevos ojos y que a partir de entonces vería permanentemente.
 
Febrero, 1977 [NEEDLES, julio-septiembre de 1977 (publicado nuevamente por GARABANDAL, enero-marzo de 1980]

P. ¿"Viste" el Milagro o se te habló de él?
R. La Virgen me lo dijo y me hizo entender exactamente en qué consistirá.
P. ¿Estabas sola o con las otras niñas cuando Nuestra Señora te habló del Milagro?
R. No recuerdo. [Nota de la Redacción: Según las notas del padre Valentín Marichalar, sacerdote de Garabandal en aquella época, Conchita estaba sola cuando recibió este mensaje.]
P. ¿Cómo será el Milagro?
R. Aunque intentara explicarlo, no podría hacerlo bien. Es mejor esperar y verlo.
P. ¿Querrías volver a repetir la información referente a los meses durante los que podemos esperar que ocurra el Milagro?
R. De Marzo a Mayo.
P. Algunos dicen que el modo en que anunciarás el Milagro será en sí un "Milagro". ¿Podrías explicarlo?
R. Creo que el modo en que se anunciará será otro milagro, porque se trata de una gran responsabilidad para mí y me va a hacer falta un milagro para decirlo.
P. Si me encuentro lejos del pueblo, en las montañas, pero puedo ver los pinos, ¿veré claramente el Milagro? Si estoy enfermo, ¿me curaré a esa distancia?
R. Podrá presenciar el Milagro claramente, y si Dios lo quiere, se curará.
P. Se ha dicho que en otros lugares de los EE.UU. y Europa, se podrán visitar otros santuarios marianos y ser curados ese día. ¿Qué sabes al respecto?
R. La Virgen no nos dijo nada sobre este particular.
P. Los que crean firmemente que se producirá el Milagro pero no puedan asistir debido a sus circunstancias, por ejemplo, por ser sacerdotes y religiosos de clausura, ¿recibirán alguna gracia especial ese día?
R. Personalmente, no lo sé. Depende de las personas, de sus deseos, de su fe, de su sacrificio y obediencia.
[Hace muchos años, el abuelo de Conchita plantó los pinos sobre una loma que dominaba la villa de Garabandal. Nuestra Señora dijo a Conchita que después del Milagro, quedaría una señal permanente y sobrenatural en el Pinar que podría ser vista, fotografiada y televisada pero no tocada.]

 

 

¿QUÉ DICEN LAS NIÑAS SOBRE EL AVISO?


Conchita

14 de Septiembre de 1965 [Our Lady Comes to Garabandal, por Joseph A. Pelletier, A.A., pp. 148-149.]

P. ¿Será el Aviso algo visible o algo que sentiremos interiormente, o ambas cosas?
R. El Aviso es algo que viene directamente de Dios y podrá verse en todo el mundo, dondequiera que uno esté.
P. ¿Revelará el Aviso los pecados de cada uno en el mundo, sea cual fuere su fe, e incluso a los ateos?
R. Sí, el Aviso será como una revelación de nuestros pecados, y será visto y experimentado tanto por creyentes como por no creyentes y por personas de todas las religiones.
P. ¿Es verdad que el Aviso hará que muchas personas recuerden a los muertos?
R. El Aviso es como una purificación para prepararse para el Milagro. Es también una especie de catástrofe. Hará que pensemos en los muertos, es decir, que preferiremos estar muertos antes que experimentar la vivencia del Aviso.
P. ¿Reconocerá y aceptará el mundo el Aviso como señal directamente enviada por Dios?
R. Sin duda; por eso creo que es imposible que el mundo esté tan endurecido que no cambie.
 
Octubre, 1968 [Our Lady Comes to Garabandal, pp. 149-150.]
 
P. Algunas personas dicen que posiblemente el Aviso sea un fenómeno natural, pero que Dios se valdrá de él para dirigirse a la humanidad. ¿Es esto cierto?
R. El Aviso es algo sobrenatural que la ciencia no podrá explicar. Podrá verse y sentirse.
P. Conchita ¿puedes explicar la afirmación de que durante el Aviso nos conoceremos a nosotros mismos y los pecados que hemos cometido?
R. El Aviso será la corrección de la conciencia del mundo.
P. ¿Y qué puedes decimos de las muchas personas que no conocen a Cristo? ¿Cómo comprenderán ellas el Aviso?
R. Los que no conocen a Cristo (los que no son cristianos), creerán que es un Aviso de Dios.
 
1973 [GARABANDAL, enero-marzo de 1983.]
 
P. ¿Qué ocurrirá el día del Aviso?
R. Lo más importante de ese día es que todas las personas del mundo verán una señal, una gracia o un castigo en el interior de sí mismas, en otras palabras, un Aviso. Se hallarán completamente solos en el mundo en ese momento, independientemente de donde estén, a solas con su conciencia y ante Dios. Verán entonces todos sus pecados y lo que sus pecados han provocado.
P. ¿Lo sentiremos todos al mismo tiempo?
R. Sí, al mismo tiempo.
P. ¿Cuánto durará: media hora, una hora?
R. Sinceramente, no lo sé. Creo que cinco minutos serían suficientes.
P. ¿Cómo lo sentiremos?
R. Todos lo sentiremos de distinto modo porque dependerá de la conciencia de cada uno. El Aviso será muy personal, por ello todos reaccionaremos de distinto modo. Lo más importante ha de ser reconocer nuestros propios pecados y sus funestas consecuencias. Tendrás una visión del Aviso distinta de la mía, porque tus pecados son distintos de los míos.
P. ¿Me sucederá algo por causa de mis pecados? Quiero decir, ¿sufriré daños físicos por causa de mis pecados?
R. No, a menos que sea consecuencia de la impresión producida, por ejemplo, un ataque al corazón.
P. Es decir, que no causará daños físicos sino que consistirá en comparecer ante Dios, yo solo con mis pecados. Y mis buenas acciones, ¿las veré también?
R. No. Será sólo un Aviso para ver las consecuencias de nuestros pecados. Será también como una purificación antes del Milagro, para ver si con el Aviso y el Milagro nos convertimos (el mundo entero).
P. Entonces, ¿este Aviso puede producirse en cualquier momento?
R. Sí, pero no sé en qué fecha ocurrirá.
 
Febrero, 1977 [NEEDLES, julio-septiembre de 1977 (publicado nuevamente por GARABANDAL, enero-marzo de 1980]
 
P. ¿Cuándo te enteraste por primera vez del Aviso y quién te lo dijo?
R. Lo único que recuerdo claramente es que fue la Virgen quien me lo dijo.
P. ¿Quisieras repetimos lo que sabes del Aviso?
R. Lo que recuerdo ahora es que la Virgen me dijo que antes del Milagro, Dios nos enviará un Aviso para purificarnos o preparamos para ver el Milagro, para que así podamos recibir la gracia suficiente para cambiar nuestras vidas y orientarlas hacia Dios. Me dijo en qué consistiría el Aviso, pero no la fecha. No me está permitido decir en qué consiste, pero sí puedo decir cómo será más o menos. Es un fenómeno que será visto y sentido en todas partes del mundo; siempre pongo por ejemplo dos estrellas que se chocan entre sí. Este fenómeno no producirá daño físico pero nos espantará, porque en ese preciso instante veremos nuestras almas y el daño que hemos hecho. Será como si estuviéramos agonizando, pero no moriremos por sus efectos, aunque es posible que muramos de miedo o por la impresión de vernos a nosotros mismos. Que la Virgen me perdone si no lo he explicado tal como es, pero intento decirle, con arreglo a lo que sé, cómo será el Aviso ese día.
P. ¿"Viste" algo u "oíste hablar" acerca del Aviso?
R. La Virgen me habló de su llegada.
P. ¿Si el Aviso sólo dura unos minutos, lo recordará el mundo como algo procedente de Dios o parecerá simplemente un sueño o una ilusión?
R. Nunca he dicho que el Aviso dure sólo un instante. Lo que he dicho es que aunque sea un momento, será muy impresionante y terrible. Nadie tendrá la menor duda de que procede de Dios y que no se trata de algo humano. Yo, que sé en qué consiste, temo mucho ese día.
P. Hace ya muchos años nos dijiste que el suceso que acompañará al Aviso comienza con la letra "A". Puesto que Nuestra Señora nunca te prohibió revelarlo, ¿podrías decirlo ahora?
R. No lo prohibió, pero no sé por qué no lo he dicho y me parece que no debo decirlo ahora.
P. En cierta ocasión dijiste al padre Marcelino Andreu: "Cuando se vea el Aviso, se sabrá que hemos llegado al final de los tiempos". ¿Puedes explicamos qué quisiste decir?
R. La Virgen nos dijo que el Aviso y el Milagro serán las últimas advertencias o acontecimientos públicos que nos dará Dios. Por ello creo que después nos encontraremos cerca del fin de los tiempos.
P. ¿Tienes algún consejo que dar a la gente para que se prepare para este suceso?
R. Siempre debemos estar preparados, de modo que haya paz en nuestras almas y no nos aferremos tanto a las cosas de este mundo. En lugar de ello, debemos pensar con mucha frecuencia que estamos aquí para ir al cielo y ser santos.
 
 
Agosto, 1980 [GARABANDAL, enero-marzo de 1984.]
 
P. ¿Nos hará daño o nos herirá el Aviso?
R. No, para mí es como dos estrellas que chocan entre sí y hacen un ruido enorme y despiden gran luz, pero no se caen. No nos va a herir físicamente, pero vamos a verlo. En ese momento, veremos nuestra conciencia. Veremos todo lo malo de nuestras acciones.
P. ¿Vamos a ver todo lo malo de nuestras acciones?
R. Sí, y también veremos el bien que hemos dejado de hacer.

 
Mari Loli

27 de Julio de l975 [NEEDLES, otoño de 1975]
 
P. Has dicho que sabes el año del Aviso. ¿Puedes decirnos si ocurrirá en los próximos años o si está reservado para un futuro más distante?
R. No, no puedo decir nada.
P. ¿Te prohibió la Santísima Virgen hablar del Aviso?
R. No, pero como el Aviso y el Milagro ocurrirán el mismo año [Nota de la Redacción: Mari Loli ha aclarado que "el mismo año" significa un período de doce meses], creo en mi interior que es mejor no decir nada.
P. ¿Cómo sabes que el Aviso y el Milagro ocurrirían el mismo año?
R. Durante una aparición -no recuerdo exactamente cuándo- la Santísima Virgen me lo dijo.
P. Has dicho en otra ocasión que cuando ocurra el Aviso todo se detendrá, hasta los aviones que vuelen por los aires. ¿Es esto cierto?
R. Sí, pero sólo unos pocos minutos.
P. ¿Quiere decir que todo parará en un momento dado y que en ese momento se producirá el Aviso?
R. Sí.
P. ¿Cuándo te fue revelada esta información?
R. La Santísima Virgen me lo dijo durante una aparición.
P. ¿Recibiste toda esta información en una sola aparición o te lo dijo Nuestra Señora en el transcurso de varias apariciones?
R. Me lo dijo en una sola aparición. No recuerdo ahora si me habló del Aviso en otras apariciones.
P. ¿Sabes cuánto tiempo durará el Aviso?
R. Unos pocos minutos.
P. ¿Tienes miedo del Aviso?
R. Sí, como todo el mundo, tengo defectos y faltas, y el Aviso me los mostrará. Eso me atemoriza.
P. ¿Qué más puedes decirnos sobre el Aviso?
R. Todo cuanto puedo decir es que el día está muy cerca y que es muy importante que nos preparemos porque será algo terrible. Nos hará conscientes de todo el mal que hemos hecho.
 
Febrero, 1977 [NEEDLES, julio-septiembre de 1977 (publicado nuevamente por GARABANDAL, enero-marzo de 1980]
 
P. ¿Has hablado alguna vez con Conchita de las fechas del Aviso, ya que sabes el año, y del Milagro, que ella conoce?
R. Nunca he hablado con Conchita de esas fechas.
P. ¿Tienes algún consejo que dar a la gente para que se prepare para el acontecimiento?
R. Que hagan mucha penitencia, que hagan sacrificios, que visiten al Santísimo Sacramento todos los días que puedan, que recen el Santo Rosario diariamente.
 
29 de Septiembre, 1978 [THE CALL OF GARABANDAL, abril-junio de 1984]
 
P. Ya que tú eres la persona que más sabe acerca del aviso, ¿puedes decirnos si este acontecimiento ocurrirá antes del Milagro que se nos ha prometido por mediación de Conchita González?
R. Todos lo experimentarán, dondequiera que estén y cualquiera que sea su condición o su conocimiento de Dios... Será una experiencia personal e interior. Parecerá como si el mundo se hubiera detenido... pero nadie será consciente de eso porque todos estarán completamente ensimismados y viviendo su propia experiencia.
P. Refiriéndonos ahora a la naturaleza del Aviso, ¿cómo vamos a sentirlo?
R. Va a ser como un sentimiento interno de pena y dolor por haber ofendido a Dios. Dios nos ayudará a ver claramente el daño que le causamos a Él y todas nuestras malas acciones. Nos ayudará a sentir este dolor interior porque muchas veces cuando hacemos algo malo, nos limitamos a pedir su perdón de boca para afuera, pero ahora (gracias al Aviso) nos ayudará a sentir físicamente ese profundo dolor.
 
19 de Octubre, 1982 [GARABANDAL, enero-marzo y abril-junio de 1983]
 
P. ¿Recuerdas lo que la Santísima Virgen te dijo acerca de la tribulación comunista que ha de preceder al Aviso?
R. Parecerá que los comunistas se han apoderado del mundo entero y será muy difícil practicar la religión, que los sacerdotes puedan decir misa o que el pueblo pueda abrir las puertas de las iglesias.
P. ¿Es eso lo que querías decir al afirmar que parecerá que la Iglesia ha desaparecido?
R. Sí.
P. ¿Será debido a las persecuciones religiosas y no a que la gente deje de practicar su religión?
R. Sí, pero supongo que mucha gente dejará de practicar. Quienes la practiquen tendrán que hacerlo clandestinamente.
P. ¿Ocurrirá únicamente en Europa o también aquí, en los Estados Unidos?
R. No sé, porque en ese momento, Europa era para mí el mundo entero. Sencillamente, supuse que era así. La Santísima Virgen no especificó el lugar. A mí me pareció que sería en todas partes.
P. Hoy en día, el comunismo domina aproximadamente el 67% del planeta. ¿Crees que es suficiente para que se cumpla la profecía de Nuestra Señora?
R. Sinceramente, no lo sé. A mí me pareció que sería más grave.
P. Dicho en otras palabras, ¿crees que la situación será peor que ahora?
R. Eso es lo que creí, basándome en las palabras de la Virgen, pero no lo sé exactamente en realidad. A mí me pareció más bien que eran todos los países del mundo, los lugares que vi mentalmente. En muchos países europeos todavía se puede practicar la religión.
P. Entonces, ¿la situación mundial no es aún lo bastante mala para que suceda el Aviso?
R. No va a ocurrir todavía, así que es probable que las cosas empeoren.
P. Dijiste que a los sacerdotes les resultaría muy difícil poder decir misa, ¿te lo dijo la Santísima Virgen o lo pensaste tú misma, a raíz de la profetizada tribulación comunista?
R. Según recuerdo, me lo dijo la Virgen.
P. ¿Y dijo la Virgen que parecería como si la Iglesia hubiera desaparecido ?
R. Sí.
P. ¿Dijo la Santísima Virgen que el Santo Padre se vería obligado a marcharse de Roma cuando se produjera el Aviso?
R. No, pero lo que me pareció a mí. Tal vez en ese momento confundiera en mi mente lo que yo veía y lo que decía la Santa Madre, porque han pasado tantos años. Fue que el Papa tampoco podría estar en Roma abiertamente, ¿me entiende usted? A él también se le perseguiría y tendría que esconderse como todos los demás.
P. Dijiste que cuando llegue el Aviso, los aviones se detendrán en el aire y que todos los motores se pararán. ¿Te dijo esto la Santa Madre?
R. Dijo que todas las cosas en todas partes se detendrán por un momento y que todos pensaríamos y nos miraríamos por dentro.
P. ¿Habrá ruidos que acompañen al Aviso, como por ejemplo el soplar del viento?
R. Como yo lo vi entonces, era más bien como un enorme silencio, como una sensación de vacío. Todo estaba muy silencioso. Así es como lo vi.
P. Hace siete años dijiste que el Aviso llegaría pronto. Muchas personas pensaron que ocurriría por estas fechas, ¿qué dirías hoy?
R. Es pronto. Todo me parece pronto porque el tiempo pasa muy rápidamente.
P. Tú eres la única persona que sabe el año del Aviso, ¿lo dijiste alguna vez a alguien, por ejemplo, a algún sacerdote?
R. No.
P. ¿Estará el mundo en guerra cuando llegue el Aviso?
R. (No hay respuesta).
 
Jacinta 
 
17 de Agosto, 1975 [NEEDLES, invierno de 1976.]
 
P. ¿Te habló Nuestra Señora alguna vez sobre el Aviso?
R. Sí, me habló de él, pero nunca me dijo el año.
 
Febrero, 1977 [NEEDLES, julio-septiembre de 1977 (publicado nuevamente por GARABANDAL, enero-marzo de 1980]

P. ¿Puedes decirnos cómo será el Aviso?
R. Se verá primero en el aire, en todo el mundo, e inmediatamente se trasmitirá al interior de nuestras almas. Durará un tiempo muy breve, pero parecerá muy largo por efecto que producirá en nuestro interior. Será para el bien de nuestras almas, para que podamos ver en el interior de nosotros mismos, en nuestra conciencia, el bien [Conchita dice que sólo veremos nuestras malas acciones] y el mal que hemos hecho. Sentiremos un gran amor hacia nuestro Padre y Madre celestiales y pediremos perdón por todas nuestras ofensas.
P. ¿Experimentará el Aviso todo el mundo, independientemente de sus creencias religiosas?
R. El Aviso es para todo el mundo, porque Dios desea nuestra salvación. Su finalidad es que nos acerquemos más a Él y tengamos más fe. Por consiguiente, debemos preparamos para ese día, pero no esperarlo con temor, porque Dios no envía las cosas para causar terror sino con justicia y amor, para el bien de todos sus hijos, para que alcancen la dicha eterna y no se condenen.
 
Agosto, 1979 [GARABANDAL, julio-septiembre de 1982]
 
P. ¿Recuerdas algo acerca de una gran tribulación, el comunismo?
R. Sí, era una invasión, bueno, algo que me pareció como una invasión; algo muy malo en lo que el comunismo jugaba un papel muy importante, pero ya no recuerdo qué países o regiones se veían afectadas. La Santísima Virgen insistió en que rezáramos (para evitar que sucediera). Estos graves acontecimientos tendrán lugar antes del Aviso, que ocurrirá cuando la situación esté en su peor momento.
 
16 de Abril,1983 [GARABANDAL, julio-septiembre de 1983.]

P. En 1979, en una entrevista [párrafos anteriores], refiriéndote a la tribulación comunista dijiste "me pareció como una invasión". ¿Viste escenas de esta invasión?
R. A veces confundo invasión con persecución.
P. También dijiste que cuando las cosas estuvieran en su peor momento, ocurriría el Aviso. ¿Cómo lo sabes? ¿Te lo dijo la Virgen o lo viste en una visión?
R. La Virgen dijo que el Aviso llegaría cuando la situación estuviera en su peor momento. Tampoco se tratará únicamente de la persecución, porque muchos ya habrán dejado de practicar la religión.
P. Cuando llegue el Aviso, será visto y sentido por todas las personas del planeta, ¿se incluyen los niños pequeños que todavía no tengan uso de razón?
R. Sí, y por eso sentimos mucha pena por ellos, porque será una experiencia aterradora.
P. ¿Puedes decirnos algo acerca de la situación mundial cuando llegue el Aviso?
R. Será mala.

La fiesta de Nuestra Señora del Rosario fue instituida por el Papa San Pío V y se celebra el 7 de octubre, día en que se conmemora el aniversario de la victoria obtenida por los cristianos en la batalla naval de Lepanto del año 1571. La victoria fue atribuida a la Madre de Dios, que fue invocada por la oración del rosario.

“¿No quieren besarlo?”

cruz besar

Durante los éxtasis, las videntes llevaban siempre un crucifijo que ofrecían a los presentes. Alargaban la mano a quien la Virgen les iba indicando y, así, los fieles podían besarlo. Aquí les ofrecemos la historia de lo que pasó la noche del 17 al 18 septiembre de 1961, en una de estas ocasiones.

 

 

“¡Lloré emocionado y pedí a Dios perdón!”

llore

El Doctor José de la Vega pide a Dios una prueba para creer.

Dice D. José:

Medio pueblo y todos los forasteros, incluidos los niños, la seguíamos alucinados. Acabábamos de verla en su modesta cocina campesina donde charlaba con nosotros medio dormida -por la hora, las cuatro de la mañana- entrar bruscamente en éxtasis cayendo de rodillas sin quemarse, sobre las calientes piedras del hogar encendido.

 

El 8 de septiembre, la Iglesia celebra la fiesta litúrgica de la Natividad de la Santísima Virgen María.

No pienses que los mensajes de Garabandal solo son para los que estaban allí en el momento y ahora tienen de 60 años para arriba, o que los mensajes valen para otros, pero "no para mí". Estos mensajes, aunque la Virgen los dio cuando tú ni siquiera no habías nacido, valen para todos y hablan a todos.

En realidad, el contenido de los mensajes de Garabandal no es nada "nuevo". Se podría resumir en la frase evangélica: "Convertíos y creed en el Evangelio". La Virgen nos invita a la conversión, a que nos reconozcamos pecadores, a que tengamos fe y confianza… ¿Es eso algo extraordinario o nuevo? Realmente, no. Pero, como buena Madre que es, viene a recordárnoslo. Ella es como una madre que cuida de su hijo y, aunque se lo tenga que repetir mil veces, sigue diciéndole a su hijo que no meta sus dedos en el enchufe, porque se va a electrocutar y puede morir. ¿Acaso diríamos a esta madre que avisa a su hijo que, por favor, deje de hacerlo? ¿Le diríamos que no queremos escucharla o que venga en otro momento, porque ahora no nos interesa? ¿Acaso aconsejaríamos al hijo no escuchar el aviso de su madre? Entonces, ¿cómo es que a María, Nuestra Madre del Cielo, no le hacemos caso, estando en juego no ya la vida del cuerpo, sino la del alma?

Piénsalo: ¿Es tanto lo que te pide? Pues, no. Y, además, es para tu bien.

Lee de nuevo los mensajes, cópialos en un papel para recordarlo de vez en cuando y pregúntate: ¿Estoy viviendo lo que Nuestra Madre quiere? Si la respuesta es sí, sigue adelante, si es no, no te desanimes y vuelve a empezar, confiando en Ella. Lo que dijo a Conchita en la última aparición también te lo dice a ti: "Pon todo de tu parte y nosotros te ayudaremos".

Leer los mensajes

“Me entró una tembladera…”

celina

A Celina Ruiz Cuenca le contó su familia lo que estaba pasando en su pueblo. En aquel momento, Celina era una joven madre de familia que ya no vivía en San Sebastián de Garabandal, aunque, con la frecuencia que podía, subía a la pequeña aldea a pasar algunos días con su madre. Pero Celina no se creía las historias que le iban llegando. ¿Cómo se lo iba a creer? Conocía a esas niñas desde antes de que nacieran… ¿Cómo iba a ser verdad que estuvieran viendo a un ángel e incluso a la Virgen Santísima?…

Cuando Conchita habla de la primera aparición de la Virgen Santísima en Garabandal dice que era como si su madre hubiera estado ausente durante un viaje y acabara de volver. "Le contamos muchas cosas… Era como una madre que hace mucho que no la ve su hija y le cuenta todo. Con mayor razón nosotras, que no la habíamos visto nunca. Y, además, ¡era nuestra Madre del Cielo!" (Diario de Conchita).

Una peregrinación es un viaje a un santuario o lugar sagrado.

“Yo vi la comunión entera”

josefina

Josefina Cuenca tenía ya 91 años cuando yo la conocí. La recuerdo sentada en su sillón, prácticamente ciega y casi inválida, pero muy bien cuidada y atendida por su hija menor. Al entrar en la habitación, su hija se acercó a su oído y le dijo con voz fuerte: “Mamá, han venido a verte para que les cuentes de las apariciones, si quieres”.

Subcategorías

¿Qué hacer?
Aconsejamos visitar
Lugares religiosos

Durante su estancia en San Sebastián de Garabandal, puede visitar otros lugares religiosos de la provincia de Cantabria. Aquí le indicamos algunos.

Ver otros lugares de interés

Otros lugares de interés

Durante su estancia en San Sebastián de Garabandal, puede visitar algunos lugares interesantes de la provincia de Cantabria, como la Cueva y el territorio de "El Soplao", en la zona occidental (Comarca Saja-Nansa), y el Capricho de Gaudí, en Comillas.

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.