Download Free Templates http://bigtheme.net/ Websites Templates
  • Anécdotas

    del tiempo de las apariciones
  • 1

Algo de su Hijo

polvera

(Nota: La foto no es la polvera mencionada en la historia.)

Un día apareció, entre los numerosos objetos que la gente llevaba para que la Virgen los besara durante la aparición, una polvera. La gente, e incluso las mismas niñas, se extrañaron al ver que alguien había puesto allí un objeto profano para presentarlo a la Virgen.

Sucedió después que la primera cosa que pidió la Virgen para besar fue precisamente aquella polvera. Este hecho hizo que algunos de los presentes dudaran de la veracidad de la aparición. ¿Cómo iba a besar tal objeto?

En cuanto terminó el éxtasis, los presentes pidieron explicaciones a Conchita. La niña declaró que la Virgen, al llegar, le había pedido inmediatamente la polvera para besarla, diciendo que era "algo de su Hijo", pero que ella no sabía nada más.

Conchita no sabía nada más, pero quien lo había puesto allí sí que lo sabía, y reveló su secreto. Se trataba de Ramón Pifarré Segarra, farmacéutico de Sans (Barcelona). "Durante la Guerra Civil española (1936-1939), en una zona donde los sacerdotes que no se habían escondido fueron exterminados, esta polvera sirvió para llevar la Eucaristía a escondidas a personas encarceladas que iban a ser ejecutadas". Con esta explicación quedaban claras las palabras de la Virgen, pues, en efecto, era "algo de su Hijo".

Es una preciosa lección de cómo la Eucaristía tiene esa capacidad de hacer nuevo aquello que toca.


 

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.