Download Free Templates http://bigtheme.net/ Websites Templates
  • Pensamientos marianos

  • 1

Pensamiento mariano para el mes de marzo

"Acudamos llenos de confianza a la Virgen, porque Ella nos ha traído a Dios, y es, en cierto modo, un acueducto del que fácilmente sacaremos el agua celestial de Cristo a nuestros huertos; es Ella una reina riquísima y generosísima. ¿Qué lugar más seguro que las llagas de Jesús y los brazos y el regazo de la Reina de los Ángeles?" (San Juan Berchmans).

San Juan Berchmans nació en Bélgica el 13 de marzo 1599, en una familia de buenos cristianos. Era uno de cinco hijos, 3 de los cuales se consagraron al Señor. Fue siempre bueno en casa y ayudaba a su madre en lo que podía. Hizo sus estudios en el seminario de Malinas y luego entró en el noviciado de los jesuitas de la misma ciudad. Se distinguió por su caridad, estudio y piedad. Tuvo una gran devoción a la Virgen Santísima, a quien deseaba amar con un amor muy afectuoso, no queriendo parar hasta conseguir tal amor. Vivía bajo la mirada de esta dulce Madre. Durante su vida fue defensor del dogma de la Inmaculada Concepción de la Virgen María y, en el último año de su vida, Juan se había comprometido, firmándolo con sus propia sangre, a “afirmar y defender dondequiera que se encontrase el dogma de la Inmaculada Concepción de la Virgen María”. Deseaba practicar todas las virtudes y se esforzaba en observar perfectamente sus obligaciones, sin excusas. Aprovechaba las cruces diarias, trabajaba apasionadamente por la gloria de Dios, hacía cada cosa en su momento sobrenaturalizando la intención. Solía decir: "Cuando hay que orar, ora con todo amor; cuando hay que estudiar, estudia con toda ilusión; cuando hay que practicar deporte, practícalo con todo entusiasmo”. Deseaba hacer las cosas siempre con más amor. Su estudio lo hacía pensando en el futuro apostolado que tendría y en las almas con las que se encontraría. Murió joven, diciendo que su mayor consuelo era no haber quebrantado nunca, en su vida religiosa, regla alguna ni orden de sus superiores y no haber cometido nunca un pecado venial con advertencia y deliberación. Antes de morir estrechó contra su pecho el crucifijo, el rosario de la Virgen y el libro de las Reglas, diciendo: “estas son mis tres prendas más queridas, con ellas muero contento”. Murió el 13 de agosto de 1621. Sus últimas palabras fueron: "Jesús, María".


mozarabe

Texto litúrgico del rito Hispano-Mozárabe

«Padre ingénito y supremo, que acumulaste tantos y tan grandes dones sobre la gloriosa virgen María, enriqueciéndola por tu palabra con el mensaje del ángel, fecundándola de modo inmaculado por tu Espíritu, cubriéndola con tu sombra divinamente poderosa, instruyéndola con el límpido manantial de tu ciencia de cómo había de dar a luz al Salvador. Siendo por tu voluntad virgen antes del parto, después del parto permanece virgen por tu poder; a tu mandato responde su limpia castidad, es un milagro tuyo su virginidad inmaculada. Por su favor vuelve tu rostro a nuestra indigencia, arráncanos de nuestras frivolidades y líbranos de nuestras tendencias viciosas».
 

Leer más...


sainte vierge

Palabras de la Virgen a Sta. Catalina Labouré

«Este globo que ves [a los pies de la Virgen] representa el mundo entero, especialmente Francia y cada alma en particular. Estos rayos simbolizan las gracias que yo derramo sobre los que las piden. Las perlas que no emiten rayos son las gracias de las almas que no piden».
 

Leer más...


bartolo

Beato Bartolo Longo

«Como dos amigos que se frecuentan suelen parecerse también en las costumbres, así nosotros, si conversamos familiarmente con Jesús y la Virgen, al meditar los misterios del rosario y formando juntos una misma vida de comunión, podemos llegar a ser, en la medida de nuestra pequeñez, parecidos a ellos y aprender de estos eminentes ejemplos el vivir humilde, pobre, escondido, paciente y perfecto».
 

Leer más...


s ildefonso

San Ildefonso de Toledo

«Por esto yo soy tu siervo, porque mi Señor es tu Hijo. Por eso tú eres mi Señora, porque eres esclava de mi Señor. Por esto yo soy esclavo de la esclava de mi Señor, porque tú, mi Señora, has sido hecha Madre de mi Señor. Por esto yo he sido hecho tu esclavo, porque tú has sido hecha Madre de mi Hacedor».
 

Leer más...


s maravillas

Sta. Maravillas de Jesús

«He tomado a la Virgen Santísima por Madre de un modo especial, y Ella es la encargada también de prepararme, protegerme y ampararme. ¡Qué buena es esta dulcísima Madre!».
 

Leer más...


b carlos

Beato Charles de Foucauld

«Mi buena Madre, Madre del Perpetuo Socorro, tú, a quien me he confiado y consagrado hace ya algunos años, y que tan bien me has socorrido y tan fiel me has guardado y conducido, mi buena Madre, estréchame junto a ti. Yo me pongo en tus manos como un pequeño. Me abandono a ti como un niño en mantillas. ¡Guárdame, guarda mi corazón! Haz que en esta noche, en este día y siempre, yo y todos los que Jesús quiere ver junto a sí, podamos compartir sin cesar tu amor, tu mirada, tu adoración de nuestro Señor».
 

Leer más...


s lucia

La Virgen de Fátima

En su segunda aparición en Fátima, la Virgen dijo a Sor Lucía:
«Y tú, ¿sufres mucho? No desanimes. Yo nunca te dejaré. Mi Inmaculado Corazón será tu refugio y el camino que te conducirá hasta Dios» (Palabras de la Virgen a Sor Lucía en Fátima, en la segunda aparición, el 13 de junio de 1917).
 

Leer más...


s buenaventura

San Buenaventura

«No temen tanto los soldados un copioso ejército de enemigos como teme el poder del infierno al oír el nombre de María».

Leer más...

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.