Download Free Templates http://bigtheme.net/ Websites Templates
  • Para profundizar

  • 1

sacerdotes

¿Sacerdotes, obispos y cardenales?

Un dato que confunde a algunos respecto a Garabandal es el contenido del segundo mensaje, dado el 18 de junio de 1965, concretamente, las palabras: “Muchos sacerdotes van por el camino de la perdición, llevando con ellos a muchas más almas”.

En aquel tiempo y, sobre todo, en esta pequeña aldea de montaña, tal afirmación era impensable y, para muchos, incluso inadmisible. Tanto es así, que a raíz de ello algunos afirmaron que el mensaje no podía venir del cielo, sino del demonio. Sin embargo, Aniceta, la madre de Conchita, dio la razón a las palabras del mensaje cuando dijo: “En 1962 pensábamos que todos los sacerdotes eran santos, y decir semejante cosa era tremendo. Después, cómo se ha visto que era verdad... ¡Qué razón que tenía la niña!”.

El día de la publicación del mensaje, Conchita leyó solo “sacerdotes”, pero hay numerosos testigos que constatan que fue Conchita quien recortó el contenido original. El P. Luna, que estaba a unos metros de distancia de Conchita durante el éxtasis, oyó claramente a Conchita preguntar a la visión: “¿Obispos? ¿Obispos también?”. Más tarde en una carta al jesuita P. Lucio Rodrigo, Conchita confirmó que el ángel había dicho obispos y cardenales también.

No muchos años después, escuchamos de boca del papa Pablo VI, en una exhortación apostólica de 1970:
pablovi“Muchos fieles se sienten turbados en su fe por un cúmulo de ambigüedades, incertezas y dudas que la tocan en aquello que esta tiene de esencial. Tales son los dogmas trinitario y cristológico, el misterio de la Eucaristía y de la presencia real, la Iglesia como institución de salvación, el ministerio sacerdotal en medio del pueblo de Dios, el valor de la oración y de los sacramentos, las exigencias morales referidas, por ejemplo, a la indisolubilidad del matrimonio o al respeto de la vida humana” (Quinque iam anni - 8 de diciembre, 1970).

En su conclusión, recoge las palabras de San Pablo: “De entre nosotros se levantan hombres que dicen cosas perversas para arrastrar a los discípulos en su seguimiento” (Hch. 20, 30).

 

Aquí nos encontramos nuevamente con que el contenido del mensaje de Garabandal concuerda con las palabras de los papas y con las situaciones por las que la Iglesia ha pasado posteriormente.

Conviene recordar que no debemos considerarnos excluidos de esta parte del mensaje alegando que no somos sacerdotes, obispos o cardenales, pues todo fiel cristiano tiene el deber de rezar por sus pastores, para sean fieles a Cristo, a su Iglesia, a su doctrina. Nosotros podemos cumplir esta parte del mensaje con la oración.

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.