Download Free Templates http://bigtheme.net/ Websites Templates
  • Garabandal

    Otra vida de la Virgen en la tierra
  • 1
image

Este ya está besado

Una nueva anécdota Leer Más
image

¿Miedo? ¡No!

Este ya está besado Leer Más
image

San Ignacio de Loyola

Pensamiento mariano para el mes de julio Leer Más
  • 1

Breve historia

En San Sebastián de Garabandal se conserva la huella dejada por la presencia de la Santísima Virgen María en las casi 3000 apariciones públicas entre los años 1961 y 1965 a cuatro niñas de entre 11 y 12 años: Conchita González, Mari Cruz González, Jacinta González y Mari Loli Mazón.

El 18 de junio de 1961 tuvo lugar la primera aparición de San Miguel Arcángel. En Garabandal, San Miguel se apareció durante varios días a las cuatro niñas con el fin de prepararlas para la venida de la Virgen María en la tarde del domingo, 2 de julio de 1961.

Las cuatro niñas vivieron con la Virgen María una experiencia tierna y familiar. De Ella aprendieron enseñanzas y vivencias que les ayudaron a vivir familiarmente con Dios en la vida diaria. También recibieron mensajes y profecías, muchos de carácter privado, otros muchos de gran importancia para la Iglesia y la humanidad entera.

Leer más
LOS MENSAJES

El primer mensaje - 18 de octubre 1961

Hay que hacer muchos sacrificios, mucha penitencia. Tenemos que visitar al Santísimo con frecuencia. Pero antes, tenemos que ser muy buenos. Si no lo hacemos, nos vendrá un castigo. Ya se está llenando la copa y, si no cambiamos, nos vendrá un castigo muy grande.

El segundo mensaje - 18 de junio 1965

Como no se ha cumplido y no se ha dado mucho a conocer mi mensaje del 18 de octubre, os diré que este es el último. Antes la copa se estaba llenando, ahora está rebosando. Los sacerdotes, obispos y cardenales van muchos por el camino de la perdición y con ellos llevan a muchas más almas. A la Eucaristía cada vez se le da menos importancia. Debéis evitar la ira del buen Dios sobre vosotros con vuestros esfuerzos. Si le pedís perdón con alma sincera, Él os perdonará. Yo, vuestra Madre, por intercesión del Angel San Miguel, os quiero decir que os enmendéis. Ya estáis en los últimos avisos. Os quiero mucho y no quiero vuestra condenación. Pedidnos sinceramente y nosotros os lo daremos. Debéis sacrificaros mas, pensad en la Pasión de Jesús.

"No os abandono jamás".